COLUMNA: ¿Que cosas no?

Por: @peredarelator

Cuando supimos que Malleco unido no continuaría participando de la segunda división, algunas de las expresiones generalizadas fueron “nooooooooo” “por queeeeeee” “como lo permitieron”, entre muchas más. En redes sociales se expresaba una catarsis respecto a esta situación. Muchos manifestaron si intención de ser nuevos socios para que esto no ocurriera, otros se hicieron socios de inmediato, con el fin de que la noticia no fuera realidad. ¿Y que creen que ocurrió? El milagro se dio, todos celebramos que nuestro mallequito no iba a desaparecer, que seguiría compitiendo. Y con ello el relajo, la falta de compromiso y la amnesia. Si..!!! Exacto, la amnesia, porque los que se iban a hacer socios, no dieron con la sede del club, y los que se hicieron socios al parecer quedaron sin trabajo. Pues son muy pocos los que van al día.

Por qué inicio esta columna con este antecedente, o más que antecedente un “dato duro”, ¿si más adelante me voy a ir por otro camino?, pues porque lo más seguro si en el corto plazo Malleco no obtiene los resultados esperados, comenzaran a aparecer las críticas de los especialistas en encontrar las cosas malas y no apoyar ni siquiera cuando las cosas están bien.
No nos olvidemos que en este último tiempo hemos visto paladines de la transparencia, que son tan trasparentes, que no los podemos ver, pues no son capaces de dar la cara y reconocer por muy bien que estén haciendo las cosas, que ellos fueron parte o que conocían la denuncia que terminaría afectando sola y exclusivamente a Malleco unido. No ven que estas “joyas” de la política actual, dicen que Malleco unido es una empresa, por el solo hecho de ser SADP.

¿Pero que le significa a Malleco y el resto de los equipos chicos del país ser SADP?
Lamentablemente esa evolución en el futbol chileno, al parecer fue un Q.E.P.D. para las provincias, pues para los equipos que representan a estos terruños, es una verdadera lapida. Muchos de los clubes de provincia nacen de los recursos locales, llámese municipales o fondos regionales. Sin ir más lejos hace un mes, la radio bio bio anunciaba en sus noticias deportivas la creación del club Deportes Mulchen para la tercera B, donde fueron aceptados para participar, el alcalde de la comuna hablaba orgulloso de los esfuerzos que están haciendo para poder llevar deporte a su comuna, cosa que nadie de nosotros siquiera pondrá en duda. Lo que ese alcalde no sabe, es que si llegan algún día a subir a segunda división, será un verdadero calvario para ellos, pues si el municipio le llega a pasar recursos a ese club que se verá en la obligación de transformarse en “SADP”, definitivamente será el fin del sueño de esa comuna. Es cosa de ver lo que paso con San Antonio Unido y con Malleco Unido, donde la contraloría por lo menos a este último obligó al club a devolver 26 millones de pesos, por esta misma razón.

La división ya está creada y esta al alero de la ANFP, se le llama profesional, pero lo único que tiene de profesional son los deberes, porque de derechos esta división no sabe. Con un consejo de presidentes que no le interesa para nada esta división, porque si llegan a ser aceptados como tal estos clubes, tendrán que recibir una tajada “de la torta del CDF” y eso sí que no están dispuestos a repartir.

Pero ojalá lo escrito pueda ser valedero algún día, ya que los estatutos de la federación de futbol indican que en chile pueden haber 44 clubes profesionales. Lo que sumado a la voluntad de mejorar nuestro futbol, nos podría arrojar un campeonato de Primera A con 16, Primera B con 16 Y una Segunda División con 8 equipos bien constituidos, bien estructurados y con financiamiento multi-sectorial, sobre todo para los equipos de provincia, donde se podría aprovechar este momento en que el Diputado Matías Walker encabeza un proyecto para modificar la ley de SADP (que por lo demás no contesta el whatasapp).

Teniendo en cuenta estas realidades, que no son las que muestra la tele o las radios grandes en sus programas deportivos, estas son realidades que se viven en provincia, donde también existen hinchas de equipos como Ovalle, Linares, Lota Schwager, Naval, Osorno, entre otros, equipos que han sido presa de este cáncer que se come a los equipos chicos por dentro y que generalmente es detectado cuando ya es tarde. Queda la impresión que la solución es más fácil de lo que parece, y radica en la voluntad de hacer las cosas bien, y de ser solidarios con el gremio. Cosa que el consejo de presidentes del futbol chileno no hace ni tiene en mente hacer.